REGRESAR A INICIO DE JBERROCAL.COMREGRESO AL INICIO DE EL SUEÑO DEL CABALLERO
Presentación Personajes La Época Capítulo I Autor

LA ÉPOCA El Sueño del Caballero. Diputación de Badajoz, 2000. El Arca de Papel, 2001 y 2009.

Breve apunte sobre el siglo XVI y los llamados Conquistadores

A comienzos del siglo XVI, la sociedad occidental recoge los frutos de las enseñanzas renacentistas de renovación y abandona definitivamente la edad media para introducir revolucionarios conceptos sobre la libertad, la religión, el arte... se rompe con las tinieblas, representadas por el sistema feudal, y los ciudadanos se acogen a una única autoridad: la que se ejerce desde la corona. Durante los primeros treinta años del siglo, se explora y conquista gran parte de América del Sur, se circunnavega el globo, se construyen las primeras universidades americanas; son años de grandes gestas, no exentas de polémica, cuya impronta llega hasta nuestros días.

Pero al lado de estas ideas de renovación, conviven aun leyendas y mitos. Desde El Dorado a las sirenas, desde la Fuente de la Eterna Juventud hasta El País del Oro y la Canela. Y hay hombres y mujeres dispuestos a arriesgar vidas y hacienda persiguiendo sueños, infatigables, abriéndose paso a sangre y fuego sin reparar en peligros. Estos exploradores -conquistadores es una acepción acaso poco afortunada- han sido juzgados y condenados por la hipócrita moral occidental del siglo XX. Y me centraré en España, por no entrar en Sudamérica, puesto que las innumerables dictaduras que han sacudido y sacuden el continente han ejercido de manera sobresaliente el falso papel de respeto a la cultura autóctona, cultura que en muchos casos ha sido inventada por esos mismos gobiernos. Si bien es cierto que las imágenes de los exploradores fueron usurpadas y manipuladas por la dictadura franquista y sus colaboradores, no menos cierto es la absurda acusación de una supuesta progresía que los tacha de asesinos, destructores sistemáticos de idílicas culturas indígenas, carroñeros sin escrúpulos. Ambos extremos han adaptado a sus intereses sendas interpretaciones de la Historia que podríamos calificar como oficiales; fuera de ellas, cualquier opinión es tachada de reaccionaria. Resulta bastante triste que desde nuestra cómoda mentalidad actual nos atrevamos a juzgar bajo generalidades a quienes hace quinientos años no formaron parte de ningún ejército invasor, ni de colectivo socialmente estructurado alguno. Individuos que no aceptaron la vida impuesta por una Europa que, desde su nacimiento hasta su muerte, les relegaba a ocupar un puesto determinado en la sociedad. Gente que, en su mayoría, no obtuvo finalmente de sus viajes más que muerte y olvido. Para acercarse a ellos, con el respeto que solo el estudio serio puede conferir, me permito esbozar una idea: perseguían sueños -porque sueños son la Fuente de la Eterna Juventud y El Dorado- pero sobre todo, buscaban Libertad.

Bibliografía utilizada

No podría dejar de nombrar algunas obras fundamentales para ambientar El Sueño del Caballero en el fascinante siglo XVI:

Naufragios, de Alvar Núñez Cabeza de Vaca (Aguilar, 1960). Probablemente, uno de los mejores libros sobre viajes y aventuras, escrito en primera persona y recogiendo las experiencias personales del autor. El Sueño del Caballero rinde varios homenajes a la obra y a la persona del explorador Cabeza de Vaca. A través de sus páginas nos encontramos con un personaje de espíritu noble y generoso. Probablememente por este motivo murió en el olvido y, como tantos otros, recluído en un convento.

Del Orinoco al Amazonas, de Alejandro de Humboldt (Labor, 1988). Entre 1996 y 1998 realicé varias etapas de la ruta seguida por Humboldt entre Europa y América Central, visitando algunos de los lugares descritos en sus trabajos. Dejando aparte su legado como científico, como viajero Humboldt resulta indispensable.

Historia de el Nuevo Mundo, de Girolano Benzoni (Alianza, 1989). Este es un libro realmente curioso, supuestamente escrito en 1565 por un cazador de indios italiano. Constituye uno de los pilares sobre los que se sustenta la "leyenda negra española". Hoy parece demostrado que se escribió con una marcada intención política, llegándose a dudar sobre la propia existencia del autor.

El Señor Inquisidor y otras Vidas por Oficio, Julio Caro Baroja (Alianza, 1968)

Los Conquistadores de América, de Francisco Morales Padrón (Espasa, 1974)

La Hueste Indiana (revista), por Manuel Ballesteros Gaibrois (Historia 16, 1985)

Viejos Valores Pacenses, por Fernando Casto Durán (Ayto de Badajoz, 1949). Este excelente trabajo resultó fundamental para reconstruir el Badajoz del siglo XVI.

Cartas de Relación, por Hernán Cortés (Globus, 1994).

Historia General de las Indas, por Francisco Lopez de Gómara (Orbis, 1985).

La Araucana, de Alonso de Ercilla (Chair, 1993)

El Ingenioso Hidalgo don Quijote de la Mancha, por Miguel de Cervantes. Una obra capaz de dar sentido a la vida. Uno de los protagonistas de El Sueño del Caballero tomó su nombre y parte de su personalidad de don Alonso Quijano.

Aparte de la documentación bibliográfica, viajes a América Central, a Italia y paseos por Badajoz y Seville sirvieron para recoger de primera mano parte de las experiencias vertidas en la novela.                                                                 

                                                                                    

 

Clic para volver al Inicio

CRÍTICAS

Sociedad Geográfica Española

"Un apasionante relato de aventuras que reflejan el encuentro entre dos continentes"

Manuel Pecellín, Diario Hoy

"Una desmitificación ácida del mito americano"

Revista Nuevo Guadiana

"Recomendamos, sin duda, su lectura"

Marcelino Cardalliagnet para revista Alcántara

"El ambiente histórico y el desarrollo de la trama, apoyado en algunos textos de un libro de caballerías, está magistralmente conseguido"

Radio Nacional de España, Radio 5:

"Pero lo más atractivo es el tratamiento del discurso, la habilidad con que el escritor hace discurrir y converger las distintas historias personales hasta el desastre final."

Unión de Productores y Escritores

"Una de las mejores novelas de aventuras de los últimos años."


LECTORES

Lecturalia

Casa del Libro