VOLVER A INICIO

 
  Biografía Libros Escritores Cuaderno Recursos  

 

Regresar a Inicio de Expedición

Expedición Estigia

Guinea Ecuatorial, la deuda moral española

Jesús Berrocal-Rangel

¿Por qué la mayoría de los medios de comunicación no denuncian ante la población española la situación que se está viviendo en Guinea? La respuesta da miedo. El abandono de nuestra antigua colonia africana por parte de los sucesivos gobiernos españoles y el silencio mayoritario de la prensa han logrado que olvidemos al único reducto castellano en el África subsahariana. De hecho, muchos desconocen que el territorio de este pequeño país hace tan solo 30 años formaba parte de las provincias españolas y sus habitantes tenían el mismo DNI que nosotros. Sin embargo aun tenemos un nexo imborrable con Guinea Ecuatorial: el castellano. Y creo que estaréis de acuerdo conmigo en que luchar a favor de quienes comparten el fundamento de nuestra sociedad debe de ser una obligación moral. En este mundo cada vez más deshumanizado, alguien tiene que pagar la deuda de olvido que tenemos con el pueblo guineano. El actual dictador, Teodoro Obiang, sufre una enfermedad terminal y su sucesión marcará un punto de inflexión para que por fin se pueda disfrutar de un proceso de transición que conduzca al país hacia un gobierno legítimo. Aunque también puede sumir el territorio en el caos de una guerra civil. He tenido la oportunidad de visitar otras antiguas colonias españolas y nunca encontré el cariño por lo español que destilan los guineanos, más allá de demagogia nacionalista. Imaginaros un país con tan solo dos carreteras asfaltadas, sin agua corriente, ni luz eléctrica, ni comunicaciones telefónicas en la mayoría del territorio, y en el que la esperanza de vida apenas alcanza los 48 años. Un país en el que las personas, personas que se comunican en nuestro mismo idioma, ven sistemáticamente pisoteados los derechos fundamentales y mueren por enfermedades que aquí desterramos hace muchas décadas. Para este pueblo oprimido es muy importante que la opinión pública española sepa cual es su auténtica situación. Desde que se descubrieran yacimientos de petróleo es el cuarto productor africano de crudo. Pero toda esta riqueza se la reparte la miserable jauría que encabeza el dictador Obiang, con el apoyo cómplice de los Estados Unidos de América que manipulan a la Comunidad Internacional desde la O.N.U. y ante el vergonzoso silencio del gobierno español, mientras la población vive en la miseria. En estas pocas líneas quiero pediros que no olvidéis a Guinea Ecuatorial, porque su pueblo necesita sentirnos cerca, a pesar de que el ex-presidente Aznar recibiera en Moncloa y entre sonrisas al dictador Teodoro Obiang y que el presidente Zapatero haya mandado a su Ministro de Asuntos Exteriores a visitar al tirano. Algunas empresas españolas quieren participar en las lucrativas ganancias del petróleo guineano y el gobierno español, en un acto de mezquindad, antepone la economía al respeto a los derechos elementales de un pueblo oprimido. Mientras, los Estados Unidos siguen mostrando una política hipócrita sobre el tema, reactivando sus relaciones con el régimen de Obiang y acentuando la colaboración militar. Una vez más, los intereses económicos y militares pisotean los derechos humanos.

ARTICULO

COMO VIAJAR
ENLACES
LA EXPEDICIÓN
PLANOS

 

 

 

 

 

 

 

 

webmaster@jberrocal.com